TOXINA BOTULÍNICA

¿Qué es ?
Es una sustancia que paraliza o disminuye la función del músculo sobre el que se aplica. Con esta técnica se relajan temporalmente los músculos faciales, previniendo la formación de arrugas y suavizando las existentes, hasta ser casi inapreciables.
¿En qué casos se realiza?
Se utiliza para corregir arrugas dinámicas o de expresión. Se aplica principalmente en la mitad superior del rostro, siendo el entrecejo y patas de gallo las zonas más habituales.
Exámenes previos
  • Examen oftalmológico completo y examen de la zona palpebral y periocular
  • Se toman fotografías para valorar el estado del paciente antes y después del tratamiento
Durante el tratamiento
  • Este tratamiento se realiza habitualmente en consulta, aunque algunos casos pueden requerir realizar el tratamiento en quirófano
  • El especialista en estética oculofacial aplica una pomada anestésica antes del tratamiento para evitar posibles molestias en el paciente
  • La toxina botulínica se inyecta en pequeñas cantidades en los músculos del rostro hasta conseguir el resultado deseado
Tras el tratamiento
  • El paciente no puede acostarse hasta pasadas 4 horas y durante las primeras 24h no puede hacer ejercicio, ni tomar rayos UVA, baños de sauna o realizarse masajes faciales
  • Los resultados definitivos pueden apreciarse 4 días después y los efectos duran entre 5 y 6 meses, desapareciendo de forma progresiva
  • Blefaroespasmo
  • Exoftalmos
  • Problemas estéticos y signos de la edad